jueves, 19 de enero de 2017

Me gusta Marta como novio

Ejem... Hola.

Soy lo peor, lo sé, he dejado esto bastante de lado últimamente. En mi defensa, diré que tengo muchas excusas y muy buenas.

Antes que nada, a toda la gente que me pregunta continuamente si ya me he ido a USA, si me voy a ir al final, si me va bien... En definitiva, que os dejé con al intriga, así que antes de escribir nada más, os cuento un poco sobre este tema:

- Si, me voy a ir a USA.
- No, no se que día exacto, pero será en verano, en agosto.
- Si, no me voy antes por distintos temas, principalmente por el trabajo y la universidad.
- No, todavía no tengo familia, pero ya estoy metida hasta la nuca con una agencia.
- Si, os contaré cuando haya novedades.
- No, no os voy a contar como he hecho el papeleo, ni los tramites de la agencia, ni nada parecido: mucha gente ya ha escrito sobre eso, y no me parece necesario a estas alturas. Os iré contando como me va la cosa, pero no creo que me extienda lo suficiente como para hacer entradas en el blog, así que lo haré en Facebook (tenéis un botoncito en la columna de la derecha, para darle a me gusta si queréis estar enteradas de todo).
- Si, os presentaré a mi familia cuando la tenga, pero...
- ... no, no os voy a contar el proceso de selección de la familia. Simple y llanamente, me da pereza. Os iré contando por Facebook.

Dicho todo esto, gracias a todas y todos los que me han ido preguntando todo este tiempo que como me iba la cosa. Sois un gran apoyo.

Ahora, a lo que venia.

Hace unas semanas publiqué esto en Facebook:


Estoy INDIGNADA. Me han llegado mensajes con los que he alucinado, que no os copiaré aquí porque no quiero ese tipo de mierda ensuciando mi blog.

Trabajo con niños y hablo mucho con ellos, y me sentí muy muy mal por esa niña por varios motivos, el principal, es que es una lástima que esa niña no sepa que puede tener NOVIA.
Todo esa situación me hizo pensar mucho, porque al fin y al cabo, que esto sea así es culpa nuestra, de los adultos. Somos nosotros los que metemos a los niños, desde que nacen, en un armario, y después les decimos (hablo obviamente, de la gente civilizada, no de los despojos sociales) que no pasa nada si salen de él.

Y digo yo, ¿no seria más fácil no meter a los niños en ese armario?

Con los adolescentes, hace tiempo que hago esto, que quito todo armario de su vocabulario. Cuando me preguntan si tengo novio (lo preguntan siempre, los muy cansinos) les respondo un alto y claro ¿Y si tengo novia?. Aquí hay tres posibilidades de respuesta:
a) Que se queden muertos y no te pregunten más
b) Que te pregunten "¿eres lesbiana?"
c) Que te pregunten "¿tienes novia?".

En el primer caso, los dejo en paz, tarde o temprano vienen y te hacen la pregunta B o C. En el segundo caso, les digo que "quizá si, quizá no, quien sabe". En el tercer caso, les respondo "Y si tengo novio?".

Con todo esto busco que los niños no den por sentado la sexualidad de nadie. Y oye, lo consigo, porque al final te preguntan un buen "¿tienes novio o novia?". O bien, "¿Tienes pareja?". También es verdad, que consigues tener una charla con ellos sobre la libertad de orientación sexual y de que deberían hablar en neutro (cambiar novio por "novio o novia", "pareja"), porque nunca saben si pueden hacerle daño a alguien, o obligar a alguien a ocultar su sexualidad si no está preparado para decirlo en alto. En cualquier caso, respetar a la persona.

Pero claro, esto lo hacía con adolescentes. Y el problema está con los niños. Cuando les decimos que si tienen un novio, nos parece muy graciosa la reacción de los niños, pero ya les estamos inculcando cosas que, a la larga, quizá hacen que su vida pase por una etapa bastante oscura. Y será todo por nuestra culpa. Así que como tengo la suerte de trabajar en un sitio donde se promueve la igualdad en todos los aspectos (racial, de orientación sexual, y de género), lo hablé con mis compañeros y ahora hacemos lo mismo con los niños, sean de la edad que sean.

Muchos padres no hablan de homosexualidad con sus hijos porque creen que son demasiado pequeños para "exponerlos" a todo esto. Esta actitud me parece simplemente vergonzosa, porque cuando ese hijo suyo se encuentre a un niño en clase que tenga dos mamás, ¿Que hará? No lo entenderá, y no es responsabilidad de ese niño explicarle a otro porqué tiene dos mamás, sino que es culpa de los padres, que nunca le han enseñado que eso es algo normal y posible. Suelen ser los mismos que cuando ven que su hijo se ha puesto un tutú, dicen algo parecido a "Mira, se ha vestido de NIÑA". No, no se ha vestido de niña, se ha vestido de niño con un tutú. PUNTO.

La homofobia se cura desde la cuna. Los estereotipos de género también. Nunca es demasiado pronto para enseñarle a tu hijo que es normal y que no, porque nunca sabes si ese hijo tuyo al cual no quieres exponer a nada porque pobrecito, es muy pequeño para eso, el día de mañana pasara los peores años de su vida ocultando su homosexualidad porque no sabe si tu lo vas a seguir queriendo o no.

martes, 30 de agosto de 2016

Frustración

Así estoy: sacando los palos que algunos le han puesto a las ruedas de mi vida. No he querido escribir nada de esto porque ni siquiera yo, que me he cachondeado de una operación pañal bastante delicada y larga, le consigo encontrar un lado cómico.

Quería irme a USA a principios de 2016. No pudo ser. Después quise irme antes de verano, y no dio tiempo. Finalmente pensé en irme al terminar este año, y al final me iré cuando los astros se alineen.

Todo empezó con la DGT, la querida Direccion General de Trafico a la que todo el mundo le tiene cariño. Para quien no lo sepa, estos llevan de huelga desde el verano de 2015. Eso se traduce en que aunque la huelga oficialmente haya terminado hace meses, los retrasos que esta ha ocasionado siguen ahí. Y claro, para solucionar este tinglado han montado otra huelga encubierta que todavía lo mejora todo un poco más.

Esto se traduce en que me he pasado un año entero intentando sacarme el carnet de conducir. Primero fueron las esperas de tres meses para poder entrar en listas de examen teórico. Me apunté en junio y me pude presentar a principios de octubre.

Cuando llegó la época de hacer las prácticas, a un precio indignante para cualquiera, a altas horas de la noche porque a parte del carné, estudiaba y trabajaba a jornada completa.

Finalmente, llegaron los meses (en plural) de espera para poder presentarme a examen. Y una vez allí, tocaba tragar los suspensos que no eran suspensos y los examinadores que entraban al coche diciendo que hoy ya tenían a su cupo de aprobados lleno, los meses largos de espera para otro examen y pagar pagar y pagar por todos lados. Todo muy alentador.

Pero no te quejes, no abras la boca, no te defiendas. Y en medio de todo esto, independizarme y mudarme a 100 km de mi ciudad, teniendo que regresar una vez a la semana solo para hacer practicas.

Una vez superado esto, pensaba que todo seria un camino de rosas.

Pues no.

Empecé a rellenar el perfil de la agencia y fui a gestionar el papeleo. Resulta que el certificado de penales sigue costando horas de cola, con suerte puedes sacártelo el primer día que vas. Obviamente la única manera de sacarlo sin depender de Correos y que, por tanto, esperes más de un mes, es en Barcelona, en una oficina donde solo dan 20 números al día. Vaya, que la gente madruga para hacer cola antes de que abran.

Entonces, en ese oasis para conseguir el certificado, la chica de la agencia te dice que el carnet provisional no les valía para mandar mis papeles a Alemania, a que los gestione la agencia. Así que tocó esperar a que mandaran el carnet oficial. Teniendo en cuenta que el provisional tardó casi un mes... Paciencia y dos tilas.

Y no contentos con eso, con todo el trabajo añadido que irse a USA supone en mi vida, la chica de la agencia me convoca a una entrevista en Barcelona. Eso ponía en el email. En Barcelona. Días después la chica que me hará la entrevista se pone en contacto conmigo y me informa que la entrevista es en Calella. Ahora poned Calella en Google Maps. Una hora y media en RENFE, dirección Gerona, desde Barcelona. Eso es la teoría, porque la línea que te lleva es la R1, la mejor de todas. Vaya, que las dos horas buenas que vas a pasarte en el tren no te las quita nadie.

Si esto no fuera suficientemente triste, ahora recordad que ya no vivo en Barcelona, sino a una hora en coche de allí dirección Valencia. Eso quiere decir, en resumidas cuentas, que ir a la entrevista me supone 6 horas de viaje de ida y otras tantas de vuelta en trenes regionales, más pedirme un día libre en el trabajo y por lo tanto, perder el sueldo de ese día. Que obviamente, independizada, el dinero me sale por las orejas. Me pregunto yo si las agencias no conocen aun algo llamado Skype...

Total, que no es que no quiera contar mi experiencia, es que esta todavía no ha empezado. Y al paso que voy...

En fin. Al menos tengo salud.